"No hay más que dos pecados mortales en el terreno de la política: la falta de finalidades objetivas y la falta de responsabilidad, que frecuentemente, aunque no siempre, coincide con aquella. La ausencia de finalidad objetiva le hace proclive (al político) a buscar la apariencia de brillante de poder en lugar del poder real; sufalta de responsabilidad lo lleva a gozar del poder por el poder, sin tomar en cuenta su finalidad... El simple "político de poder", puede quizá actuar enérgicamente, pero de hecho actúa en el vacío y sin sentido alguno".

Max Weber, en "La política como vocación".

viernes, 15 de junio de 2007

El Tiempo, siempre el Tiempo

Bienvenidos a la Web de otro Viajero del Tiempo...

Y el tiempo pasa,... La arena del reloj va cayendo, grano a grano, arrastrada por la fuerza del tiempo.

El tiempo pasa y no vuelve, repetían una y otra vez Mayra Gómez Kemp y los concursantes del 1,2,3, de nuestro querido y conocido Chicho Ibañez Serrador, antaño programa de gran éxito y audiencia en España (claro que no había más que dos cadenas en antena...). Qué tiempos aquellos. Ni mejores ni peores que los actuales, simplemente tiempos añorados por mi, tiempos que pasaron, tiempos vividos que no vuelven. Porque, realmente era (y es) una gran verdad esa de que el tiempo pasa y no vuelve. Pasa y no vuelve.