"No hay más que dos pecados mortales en el terreno de la política: la falta de finalidades objetivas y la falta de responsabilidad, que frecuentemente, aunque no siempre, coincide con aquella. La ausencia de finalidad objetiva le hace proclive (al político) a buscar la apariencia de brillante de poder en lugar del poder real; sufalta de responsabilidad lo lleva a gozar del poder por el poder, sin tomar en cuenta su finalidad... El simple "político de poder", puede quizá actuar enérgicamente, pero de hecho actúa en el vacío y sin sentido alguno".

Max Weber, en "La política como vocación".

lunes, 5 de enero de 2009

Noche de Reyes, Noche de Ilusión

La noche envuelve las ciudades de negro estrellado. La cabalgata acabó y los niños vuelven a sus casas ilusionados trás comprobar con sus propios ojos que los Reyes Magos existen, están realmente ahí, en persona o representados por sus respectivos pajes y heraldos reales. ¡Y hasta tiran caramelos sentados en sus tronos o a lomos de un camello o dromedario!... como preludio de los presentes que llevarán a cada casa esta mágica noche.

Y los Reyes Magos no solo visitarán a los niños de todo el territorio de esta nuestra España, querida por unos y despreciada por otros, dicho sea de paso.

Los Reyes Magos visitarán también a los niños de otros varios paises, vecinos y lejanos.
Tal es el caso de, entre otros, algunos países latinoaméricanos como Puerto Rico, Venezuela, Argentina, Chile, México, Colombia, Guatemala, así como Alemania (en otros paises europeos aún siendo festivo desconozco si alcanza bién la logística de los reyes, por lo que no se si dejan regalo, o no, la noche del 5 al 6 de enero).

En cualquier caso, el pais donde vivo, España, celebra la Noche de Reyes (5 de Enero) con su mágica cabalgata y el Día de Reyes (6 de Enero, día de la Epifanía), este último como día festivo... Y SS.MM. los Reyes Magos de Oriente reparten ilusión y regalos respectivamente en los citados días.

Dicha ilusión, como es obvio, es compartida por niños y adultos, bajo el prisma que le corresponde a cada uno. Los niños por lo general aseguran al que se lo pregunte que "han sido buenos" todo el año, algunos admiten que alguna travesura han hecho, nada grave, en cualquier caso. Los padres esbozan una sonrisa ante estas y otras afirmaciones de los niños... y en muchos casos aleccionan constructivamente a los niños instándoles a portarse bien la Noche de Reyes para que estos no fallen o "se enfaden", no vaya a ser que jalen de las riendas de sus camellos y den media vuelta o den un pequeño toque de atención al niño en cuestión, dejándole ese carboncillo dulce que tanto nos ha gustado a algunos de pequeños.

Y, en fin, no deja de maravillarme como cada año se repite la magia de la ilusión. Una ilusión vivida con especial intensidad por todos los niños y tejida con hilada fina (y grandes dosis de imaginación) por los también ilusionados padres, conformando así, como si de un el fabuloso telar se tratase, el mágico manto de la Noche de Reyes, tejido del invisible hilo de la ilusión.

Portaos bien y que los Reyes os traigan muchos regalitos. Y, sobre todo, que la ilusión perdure año trás año, generación trás generación.

Dulces sueños y feliz Noche de Reyes.