"No hay más que dos pecados mortales en el terreno de la política: la falta de finalidades objetivas y la falta de responsabilidad, que frecuentemente, aunque no siempre, coincide con aquella. La ausencia de finalidad objetiva le hace proclive (al político) a buscar la apariencia de brillante de poder en lugar del poder real; sufalta de responsabilidad lo lleva a gozar del poder por el poder, sin tomar en cuenta su finalidad... El simple "político de poder", puede quizá actuar enérgicamente, pero de hecho actúa en el vacío y sin sentido alguno".

Max Weber, en "La política como vocación".

sábado, 30 de julio de 2011

Resistencia (Defiance)


Resistencia (Defiance), de Edward Zwick, es el título de una película estrenada en 2008 que acabo de ver hoy, basada en un hecho real ocurrido en Polonia en el año 1941, y ambientada por tanto en la parte occidental de la República Socialista Soviética de Bielorrusia ocupada por los nazis, los bosques de Bielorrusia, lugar donde miles de polacos (judíos o no judíos) fueron a buscar protección para tratar de sobrevivir.

No es de las películas que más me ha impactado desde el punto de vista técnico, pero sí es cierto que te hace reflexionar, casi a cada momento, a cada decisión que toman los protagonistas ante la perspectiva de ser secuestrados o asesinados por tropas del ejército nazi o por aquellos, de sus propios compatriotas que, por miedo, pura supervivencia o por lo que fuera, les daban servicio e incluso participaban de las órdenes de los alemanes.

El principal impacto, por tanto, es de tipo emocional, moral, ético: ¿venganza, ojo por ojo o, simplemente, tratar de sobrevivir, resistir con vida todo el tiempo posible? Palabras como fé y esperanza cobran sentido en lo divino (con mayúsculas) y en lo humano, valores ambos que se ponen a prueba necesariamente en tales circunstancias.

Cuatro hermanos (los Bielski) como protagonistas.

Dos líderes natos (Zus y Tuvia), el tercero (Asael, interpretado por Jamie Bell) con el arrojo suficiente como para llegar a serlo, llegado el caso (como se verá en el momento de salir del bosque, huyendo de los alemanes para enfrentarse a atravesar los humedales del río hasta la otra orilla, donde otro bosque los aguardaba) y el cuarto, el más pequeño de ellos (Aron, interpretado por George MacKay), casi mudo observador de todo lo que ocurría a su alrededor y en torno a sus hermanos.

Dos enfoques o actitudes contrapuestas ante las sombras del horror que los acechaba (con la certeza de que sus padres, familia y conocidos habían sido ya asesinados por los alemanos). Uno (Zus, interpretado por Liev Schreiber) gobernado por la sed de venganza y lucha directa, en primera línea, aunque ello supusiese la muerte. El otro (Tuvia, interpretado por Daniel Craig), el mayor de los tres, pensando en un único objetivo: sobrevivir a cada minuto, resistir, protegiendo en la retaguardia, en las entrañas del bosque.

Da que pensar, como no, que los hechos que se relatan ocurrieron realmente, que tuvieron que sufrir las penalidades que se cuentan en la película (y se describirán en el libro en el que se basa Defiance: The Bielski Partisans de Nechama Tec).

Da que pensar que todo ocurrió durante la 2ªGM (1939-1945): hace nada.

Y ocurrió. Sí, ocurrió... la 2ªGM, el exterminio judio por los nazis,...

Y resistieron. Más de 1200 almas superaron tal adversidad.


3 comentarios:

José Antonio del Pozo dijo...

Bueno, albricias, amigo.
Excelente reseña. El dilema es tremendo: luchar con muerte segura o sobrevivir.
No la he visto, procuraré.
Saludos blogueros

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola

Es una alegría volver a leerte.

No he leído el libro, ni he visto la película. Tuvo que ser muy duro, durísimo todo esta historia, y la miles o millones de personas que murieron exterminados en los campos de concentración, en batallas, guerras, ciudades. Una escabechina.

Gracias por recordar el horror que supone; tal vez, nos ayude a reflexionar para no volver a caer de nuevo en ello.

Besotes.

Viajero del Tiempo dijo...

Me alegro de volver a leeros nuevo.
Me alegra que os alegre leerme de nuevo.
Dedico poco tiempo a esto, aunque me gustaría dedicarle aunque fuese algo más.
Como siempre, en vacaciones (en particular en verano) es cuando consigo sacar algo de tiempo y energías para esto.
En fin.
Un abrazo.
PD: Me alegra que sigais por aquí.